jueves, 30 de enero de 2014

Conociendo a 'El viejo Emil'

Sin tiempo para parar el mundo. Ese debería ser el título de la entrada de hoy. ¡Menudo día el de ayer! Fue uno de esos días a los que les faltan horas. Cuando te quieres dar cuenta, el sol se ha puesto sin permitirte terminar todo lo que tenías que hacer y en nada, vuelve a sonar el despertador... ¡A las 4 de la mañana! Pero eso también es parte de la rutina y se agradece tener tanta actividad.

Hoy he querido sacar un hueco para contaros que ayer estuve en la presentación de unos cortometrajes de animación muy especiales. Especiales porque son muestra del talento de jóvenes estudiantes de dibujo y animación. Especiales también y sobretodo porque uno de ellos surgió de la imaginación de un miembro de mi familia. ¡Qué orgullo! 




Sin desmerecer a los otros dos cortos que se presentaron ayer por la tarde en ESDIP, que me parecieron increíbles, os voy a hablar de El viejo Emil, la propuesta de Javier Ferrer. Me encantaría poder enseñaros el montaje completo de cinco minutos pero, como nos dijeron ayer, los cortos se van a enviar a varios festivales y muchos de ellos piden que no hayan estado publicados previamente en ninguna plataforma. Sin embargo, sí que me dejan hablaros de la historia "reivindicativa", como explicó el propio Javi durante la presentación. Emil es un señor mayor que vive solo en una vieja casa con la única compañía de un perro (verde). Es un tipo peculiar "y un poco loco" que ha dejado discernir entre realidad y ficción. 





Al margen de la historia que narra el corto, impresiona y emociona el gran talento de jóvenes como Javi que dedican años (dos años tardó él en terminar El viejo Emil) a un proyecto en el que creen, que trabajan hasta doce horas haciendo dibujos y disfrutando de la profesión que han elegido. El futuro no es fácil, ellos mismos los saben, pero tienen la ilusión de la juventud, la pasión de los que saben que peleando y trabajando duro se cumplen los sueños. Una ilusión que nunca deberíamos perder. 

Os dejo por aquí el enlace del blog del corto El viejo Emil, por si queréis echarle un vistazo. ¡Merece la pena! http://elviejoemil.blogspot.com.es/

¡Nos leemos mañana!

martes, 28 de enero de 2014

Sorprendiéndome con el mundo animal

No sé si sorprendiéndome o corroborando algo que ya sabía pero que no deja de emocionarme. Tenemos tanto que aprender del mundo animal. No es la primera vez que nos llegan historias contadas por protectoras de animales sobre la fortaleza de un perro que ha aguantado meses viviendo en la calle desde que su dueño le abandonó, perros que no dejan de esperar a que sus dueños vuelvan en una estación de tren aunque éstos nunca volverán (de esta historia se hizo película, Siempre a tu lado)... Historias conmovedoras todas ellas y que nos enseñan más de lo que imaginamos sobre lealtad, compañerismo y amor. 

Ayer leía una en la página web de Antena 3 que me hizo reflexionar sobre la condición humana y sobre la necesidad de trabajar por la defensa de los animales. Había pasado en Estados Unidos, una protectora había encontrado a una gata de siete meses en estado parapléjico que había logrado sobrevivir en las calles de Florida gracias a los cuidados de un perro callejero que le procuraba los alimentos necesarios para poder vivir. El final de la historia es un final feliz y es que los dos 'amigos' han sido adoptados juntos y ahora son felices en una casa en la que se les quiere. 



Después de ver este vídeo, de leer esta noticia, creo que es necesario pararnos a reflexionar. Estos dos animales, esta gata y este perro, nos enseñan el valor de la amistad incondicional, de dar sin esperar nada a cambio y de lo necesario que es tener a nuestro lado a alguien que nos cuide y nos quiera. 

Sí, hoy me he levantado reflexiva y con muuuuchas ganas de achuchar a Kira. Queramos todos un poco más a los animales (aunque ya sé que sois muchos los que los adoráis, como yo).

¡Hasta mañana! 

lunes, 27 de enero de 2014

Riéndome, sin parar, en el teatro

Empieza una nueva semana con muuuucho por hacer, entre otras cosas, seguir con mis clases de zumba. ¿Os podéis creer que he estado todo el fin de semana con unas agujetas tremendas? ¡Un horror! jajajaja Pero bueno, las agujetas no me han impedido llevar a cabo los planes que tenía previstos. Como os conté el viernes, el sábado fui al teatro, a ver a la grandísima María Luisa Merlo. Me habían hablado muy bien de Locos por el té. Me habían dicho que Merlo estaba estupenda en esta comedia, igual que lo estaban todos los actores con los que compartía escenario. 


La cita era en el Teatro Cofidís (el Teatro Alcázar, de toda la vida), en la calle Alcalá, 20 de Madrid. Cuando entramos en el teatro que, por cierto, estaba hasta los topes, abrí el programa con la información de la obra que nos dio el acomodador y leí: "Traigan sus pañuelos: no podrán parar de llorar... de la risa". Y es verdad, textualmente, no pudimos parar de reír desde el inicio de la representación hasta el final. No quiero contaros demasiado la historia porque tampoco es plan de hacer un spoiler a los que queráis ir a verla. Solo os puedo decir que es el ensayo de una obra en el que el protagonista nunca se ha subido al escenario mientras que la actriz principal tiene muchísimas tablas. La directora trata de poner algo de orden entre tanto caos hasta que llega el día del estreno. En ese momento ya nadie podrá controlar la situación. Muy recomendable, de verdad. 



Aquí os dejo algunas fotillos del sábado. La verdad es que no tienen mucha calidad, pero algo se aprecia. 





Para despedirme, os voy a dejar una canción buenrollista al máximo, que seguro que la habéis escuchado una media de un millón de veces (y me quedo corta). Pero es la canción del día. Duft Punk han sido premiados esta noche con cuatro gramófonos en los Grammy 2014, entre ellos a su Get Luky como mejor grabación del año.



Os espero de nuevo mañana. ¡Que paséis un feliz lunes!

viernes, 24 de enero de 2014

Resumiendo mi semana

Este es el tercer viernes que tengo la posibilidad de deciros a través de este rinconcito es de ¡¡Feliz viernes!! Y para celebrar que comienza un nuevo fin de semana, la entrada de hoy es un poco especial. Un popurrí de lo mucho (o poco) que me ha pasado esta semana. Siempre que digo lo de popurrí me acuerdo del programa Furor de Alonso Caparrós... popurrí, porpurrí... popurrí, popurrí ¿Os acordáis? Cómo me gustaba, por cierto. 

Lo primero de todo, aunque tampoco quiere decir que eso sea lo más importante, ¡ayer (por fin) fui al gimnasio! Sí, conseguí hacerle frente a la pereza, como os decía en el post anterior, me enfundé las mallas (que, por cierto, me aprietan en exceso) y puse rumbo a mi gimnasio para entrar en una clase de zumba. ¡Qué divertido y qué manera de sudar! La verdad es que la primera toma de contacto con esta 'modalidad deportiva' fue muy buena. Y eso que, tampoco os voy a engañar, los primeros 10 minutos de clase me pasé intentando saber dónde tenía las piernas... ¡Vaya pato mareado! Todos y todas para un lado, yo para el otro... que había que mover la cadera en círculo, pues yo daba vueltas como una peonza... Pero una vez que me centré, todo empezó a rodar. La semana que viene, me volverán a ver por allí. Oye, igual me gusta tanto que me hago una experta en zumba. Aunque también os digo, que con que se me quede el tipazo de la monitora, ya me conformo. Aquí os dejo una foto que confirma (más o menos) todo lo que os acabo de decir. Tened en cuenta que me acababa de despertar de la siesta y que esto de los selfies todavía lo tengo que mejorar. ¡Qué horror de foto! 


Lo segundo... ¡Ya tengo conmigo mi capricho de la semana! Ya os dije que no soy de caprichos pero esta semana me apeteció hacerme un regalo en forma de zapatillas (me encantan los zapatos). Este viernes cuando lo he recibido  me he puesto hasta nerviosa, como una niña pequeña con zapatos nuevos, y nunca mejor dicho. ¡Qué ganas de estrenarlos! 


Me habéis pedido por aquí que cuente bien la historia de El Pipón que he contado esta mañana en el programa y por qué es especial para mi. El Pipón es una tienda de golosinas y frutos secos que está en el madrileño barrio de Aluche, en la estación de metro. Lleva más de 20 años abierta y, tal y como publicaba El Mundo esta semana, ahora podría cerrar por no tener una licencia de actividad que le exige el Ayuntamiento de Madrid. Para mi es un sitio muy especial porque frente a su puerta mi chico y yo nos dimos el primer beso. Todavía ahora, cuando pasamos por delante, lo recordamos como uno de los momentos más especiales de nuestra historia. Fue un 9 de enero de hace ahora 8 años. Fue tan especial que ese día se convirtió en la fecha de nuestro aniversario. ¡Qué bonito! ¿Tenéis vosotros también algún sitio especial?


Dicho todo esto, me voy a ir despidiendo que en unas horas empieza mi fin de semana. Este sábado toca teatro, nos vamos a ver a la gran María Luisa Merlo en su comedia Locos por el té. El lunes os cuento. ¡Buen finde! 


jueves, 23 de enero de 2014

Despidiéndome de la pereza

"No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza". Con esta frase de Samuel Beckett, un poeta y novelista irlandés, comienzo la entrada de hoy porque hoy he decidido despedirme de la pereza. ¡Qué mala compañera es! 

No soy nada original si os digo que uno de mis propósitos de Año Nuevo fue VOLVER AL GIMNASIO. Os suena ¿verdad? Bueno, pues tengo que reconocer y confesar que todavía hoy, a 23 de enero, ¡no lo he pisado! Lo sé, no puede ser, hay que hacer deporte que es bueno para la salud, también es bueno para despejar la mente, para sentirse mejor... pero mi amiga la pereza me lo ha impedido hasta ahora. Así que lo digo aquí, delante de todos: hoy me despido de la pereza para volverme a enfundar mis mallas, plantarme las deportivas e ir al gym.

Así que he estado echando un vistazo a las clases colectivas que hay en mi gimnasio y, aunque es para volverse loco de toda la variedad que existe, he decidido que lo voy a intentar con zumba. 



¿Alguno lo practicáis? Yo no he salido del aerobic y el step así que es completamente nuevo para mi. Me han dicho que es muy divertido y que descargas mucha adrenalina. Todo lo que sea a ritmo de música me gusta así que, ya os cuento mañana qué tal la experiencia. 

Para terminar me voy a quedar con esta frase de Goethe por si esta tarde la señorita pereza viene a casa a visitarme: "los perezosos siempre hablan de lo que piensan hacer, de lo que harán. Los que de veras hacen algo, no tienen tiempo de hablar ni de lo que hacen". Pues eso, yo de momento mi equipación para el gimnasio ya la llevo. 

¡Cómo me gusta mi sudadera de Ferrari! 

¡Ah! Antes de despedirme, ¿habéis visto las azafatas que hay en el stand de Gandía de Fitur? Mucho se habla de ellas en las redes sociales, y eso que la Feria Internacional del Turismo todavía no se ha abierto al público (se abre este fin de semana).


Ahora sí, ¡hasta mañana! Espero poder poner alguna fotillo que pruebe que, por fin, he pisado el gimnasio. 



miércoles, 22 de enero de 2014

Dándome un capricho

Ya estamos en el ecuador de una semana que está siendo un poco frenética pero interesante en todos los sentidos. Gracias por seguir leyendo lo que se me pasa por la cabeza en el blog y animarme con vuestros comentarios. Es un placer saber que estáis al otro lado. Por cierto, ya me voy apuntando vuestras sugerencias para ampliar mi biblioteca. Dentro de poco haré una nueva entrada con más recomendaciones literarias. 

Hoy es un de esos días en los que te levantas y, no sabes por qué, te apetece darte un capricho. ¿No os ha pasado alguna vez que decís hoy es el día, me lo merezco? Cuando hablo de caprichos me refiero a cualquier tipo de capricho: comer con una amiga, con tu pareja, salir de rebajas aunque sea a comparte una camiseta de 3 euros, ir a que te pongan guapa a un centro de estética, comprarte una bolsa de chucherías... mil cosas que, al hacerlas nos hacen sentir bien. Porque esto es así, tenemos días en los que darnos un capricho nos reconforta. Tampoco se trata de ser un/a caprichoso/a ¿eh? De hecho, yo no suelo ser de caprichos, y menos en cuanto a moda se refiere. Suelo ser bastante contenida en mi día a día y siempre pienso: ¿Esto el realidad me va a servir? ¿Lo voy a utilizar más de una vez?

Pero un día es un día y me lo he permitido. Llevaba tiempo detrás de unos botines parecidos a estos y aprovechando que estaban en rebajas, me he hecho con ellos. Seguro que los habéis visto mil veces, soy muy poco original, pero me parecen cómodos y favorecedores, ideales para ir cómoda todo el día después de los madrugones. Tienen la cuña suficiente para estilizar la figura y hacerte andar 'pisando fuerte' sin perder comodidad. 




Son de Hakei y, si entráis en su web, veréis que tienen muchos productos rebajados y con precios asequibles, ideales para darte un capricho. Cuando me lleguen (los he comprado por Internet), os enseño fotito.

Antes de despedirme, os voy a dejar dos frases de esas lapidarias (para reflexionar) sobre los caprichos:





Mañana volvemos a leernos para 'Parar el mundo' juntos... ¡Feliz miércoles! 


martes, 21 de enero de 2014

Pasando el tiempo... entre libros

"Días tontos los tenemos todos... #eso es así". Este ha sido mi tweet de hace unos minutos y creo que resume a la perfección mi martes. ¡Qué barbaridad! Como me decís por ahí, menos mal que termina pronto... Pero bueno, aunque tenga un día tonto, aquí estoy un día más, con un post algo diferente a los anteriores. 

Ayer terminaba MI SERIE FAVORITA y lo pongo en mayúsculas porque, desde el día en el que se estrenó, supe que iba a ser una serie que me iba a cautivar: El tiempo entre costuras, de Antena 3. Empezó a gustarme desde antes de ser serie, cuando por un cumpleaños (hace ya unos cuantos años) Enrique Marrón, el gran Enrique Marrón con quien tanto he compartido en la radio, me dio un paquete con el libro de María Dueñas. Ese año había sido el libro más vendido. Me empezó a gustar desde la primera página manuscrita. 

La dedicatoria de Enrique en el libro
Enrique no se equivocó. El tiempo entre costuras, la historia de Sira Quiroga me enganchó desde el primer momento. Recuerdo la sensación, que he tenido con pocos libros, de no querer que pasara el tiempo, no saber dónde poner el marca páginas para dejarlo hasta el día siguiente. Al tiempo me enteré de que la iban a llevar a la televisión con Adriana Ugarte de protagonista. 


Dos años después, se estrenaba en Antena 3. La sensación era rara, algo tan bueno, tenía que ser igualmente bueno en televisión para no defraudarme. Sira tenía que ser como yo la había imaginado. Desde luego, a mi no me defraudó, tampoco a muchos españoles (lectores y no lectores de la novela) que han estado durante once lunes viviendo las historias de Sira Quiroga o de Arish Agoriuq.

Quiero aprovechar hoy para hablaros de algunos de los libros que han pasado por mis manos y que más me han gustado. Me gusta leer y es raro la época de mi vida en la que no he tenido un libro en la mesilla noche. Me gustan tanto que mi sueño es vivir en una casa grande en la que habilitar una habitación a modo de biblioteca. Me gusta su olor, pasar sus páginas... ¡Llamadme antigua si queréis! pero el ibook (libro electrónico) es cómodo sí, pero no es lo mismo. 

Hace poco leí Un burka por amor, de Reyes Monforte. Un título del que había oído hablar mucho y muy bien y que llegó a mi casa mucho antes de que le diera la oportunidad de leerlo. La historia es la una historia real de una mujer española que viaja a Afganistán y lo deja todo por el amor de su marido, un afgano a quien conoce en Londres. La protagonista se había puesto en contacto con el programa de radio que presentaba Monforte para pedir ayuda. Quería salir de Afganistán. El relato es sobrecogedor y describe a la perfección la tiranía a la que están sometidas las mujeres en ese país. 


Como dato curioso: mientras buscaba información para esta entrada, me he enterado de que la historia se llevó a la televisión hace algunos años en dos capítulos. Olivia Molina era la protagonista. ¡No me la pierdo! 


Una de mis autoras favoritas es Isabel Allende. Mi 'relación' con ella y sus novelas comenzó hace muchos años. Yo estaba en el instituto y uno de los libros que nos 'obligaron' a leer fue Paula. Un libro duro que me caló como nos os podéis hacer una idea. Allende le cuenta a su hija Paula, en coma en un hospital de Madrid, la historia de su familia. Es de las pocas veces que me he emocionado hasta llorar con un libro. 


Luego ya llegarían a mi vida otros títulos de la autora que no he podido dejar de leer. Cada vez que Isabel Allende publica libro, allí estoy yo para comprármelo. 



Lo sé, el post me está quedando muy femenino, todo hasta ahora son autoras. Y sumo una más: Lucía Etxebarría. La conocí con Un milagro en equilibrio, que fue premio planeta en 2004 y me encantó su forma de escribir: sincera, directa, clara. Hay momentos en mi vida en los que me apetece leer uno de sus libros. 



Venga va, que llegan un autor (en masculino). Albert Espinosa. Me gustan mucho sus novelas, aunque reconozco que tienen que tener su momento. Aunque la forma forma de ver las cosas en sus historias siempre es muy positiva, tratan temas muy duros. Llegó a mi vida también por un regalo que me hicieron mis amigos por un cumpleaños. Era Si tu me dices ven, lo dejo todo... pero dime ven. En aquel momento no sabía nada del autor, solo que había sido el guionista de la película Planta 4ª. Luego me enteré de que la cinta contaba su historia, la misma historia que narraba en su primer libro, El mundo amarillo. Este verano aproveché para leer su último trabajo, Brújulas que buscan sonrisas perdidas. Todos ellos libros que te hacen reflexionar. 






¡Uf! Podría seguir "hasta el infinito y más allá" hablando de libros, de mis autores favoritos pero creo que, por hoy, ya está bien. Dejo pendiente mi biblioteca para otro post. Termino con el libro que ocupa ahora parte de mis horas. Repito autora, María Dueñas con su Misión Olvido. De momento, me está gustando pero no ha terminado de engancharme. ¡Ya os contaré cuando llegue al final. 


Me encantará leer vuestras propuestas de lectura... ¡Hasta mañana! 

lunes, 20 de enero de 2014

Disfrutando de los mejores

Os decía en la entrada anterior que el viernes siempre llegaba aunque se hiciera de rogar. Pues pasa exactamente lo mismo con el lunes, que ya está aquí. Empieza una semana intensa después de un fin de semana todavía más intenso. Escapadas de un día, fiesta en casa, comida familiar... y es que había mucho que celebrar. ¡No todos los días se cumplen 30 años! Ya os conté en Soplando velas. Cambiando de década  que una persona muy especial en mi vida cumplía años y, por supuesto, este fin de semana ha tocado celebración. 

Era una cifra especial, no todos los años uno puede presumir que cambia de década (o de prefijo, como me gusta llamarlo a mi) y por eso, la celebración también tenía que ser especial. Si hablamos de celebraciones especiales tienen que aparecer ellos: 


Mis amigos. Esto es lo que publicaba en Twitter el sábado, después de haber pasado un día estupendo rodeada de mis amigos y utilizando una frase prestada de mi querido Alejandro Sanz. Ellos, sin duda, se merecen un post especial, por lo que significan en mi vida y porque tengo la suerte de haber compartido con ellos muchas experiencias.



Cuando tienes que dejar tu casa y cambiar de ciudad para empezar la Universidad, tus compañeros de clase se convierten en tu nueva familia, en tu referencia. De pronto descubres a gente maravillosa con la que tienes más cosas en común de las que pensabas. Todos estudiábamos periodismo así que os podéis imaginar: todos con objetivos parecidos, interesados por los mismos temas, con nuestra la familia lejos... 

Pero el tiempo va pasando y, como las buenas familias, también aparecen roces, distanciamientos... y, lo más bonito de todo, acercamientos, nuevas incorporaciones, grandes descubrimientos. Así, poco a poco, la familia que empezó teniendo seis o siete miembros se convierte en una familia numerosa de en torno a 20 personas. Repasando las fotos de estos años atrás os puedo decir que en ABSOLUTAMENTE todos los momentos importantes de mi vida ellos han estado. Y eso es un lujo del que me siento más que orgullosa. 


Por supuesto, este fin de semana no podía ser menos. Un miembro del grupo cumplía los 30 y eso había que celebrarlo por todo lo alto. Si tenemos que coger el coche y desplazarnos a más de 100 kilómetros de Madrid, pues se va. Siempre juntos. Os dejo algunas fotos del sábado pasado. ¿A alguien le suenan estas vistas? 




Después de la excursión vino la fiesta en casa. ¿Os podéis imaginar cómo estaba el salón con más de 20 personas en casa? jejejeje Pero siempre es un placer estar rodeada de gente tan maravillosa. 

Espero que nadie se enfade por sacarle tan re-guapo en el blog. ¡Sois tan grandes que sabréis perdonarme!

Y no tiene nada que ver pero ayer, antes de acostarme, vi este vídeo que quería compartir con vosotros. Es una auténtica lección de respeto y tolerancia de una presentadora de televisión a la que un espectador llama gorda. Un aplauso para esta mujer por su discurso.



¡Mañana nos volvemos a leer! ¡Feliz lunes! 

viernes, 17 de enero de 2014

Cumpliendo un sueño

Parecía que no iba a llegar pero siempre llega... Solo hay que dejar pasar a lunes, martes, miércoles y jueves y ya está él, siempre puntual... ¡el viernes! Hoy además es un viernes muy especial, no solo porque se haya terminado una semana de madrugones, que también se agradece despertarte los sábados y los domingos sin el sonido horrible de la alarma, sino porque hoy se cumple una semana del inicio de este blog. ¡Qué alegría más grande! Y para celebrarlo, el de hoy va a ser un post especial porque os voy a hablar de uno de los momentos más especiales de 2013. 

Si hay algo que tiene mi profesión, el hecho de ser periodista y de tener la gran suerte de estar trabajando en un medio, es que te permite acceder a personas que en otra situación resultarían inalcanzables. Por el programa de radio han pasado artistas de todo tipo, actores, actrices, músicos, cómicos, presentadores de televisión... con todos ellos nos hemos reído, hemos disfrutado y hemos aprendido, nos han hablado de sus discos, sus películas o el libro que acababan de publicar. Me he sentido siempre muy orgullosa de compartir minutos de radio con artistas que siempre he admirado y a otros que les he empezado a admirar desde que han pasado por el estudio de "Las Mañanas Kiss". No quiero menospreciar a nadie, todos ellos van a tener su espacio en este blog, pero si hay uno que consiguió cumplir un SUEÑO (y lo pongo en mayúsculas) ese es Alejandro Sanz.


No os podéis hacer una idea de lo que supuso para mi poderle entrevistar y compartir la media hora que duró la entrevista. El hombre que adornaba las paredes de mi habitación cuando era adolescente estaba junto a mi, mirándome y respondiendo todas mis curiosidades. Le estaba haciendo todas esas preguntas que siempre le quise hacer y, lo mejor de todo, las estaba contestando con una sonrisa y con mucho cariño. Fue un auténtico placer. Sin duda, un sueño cumplido. 

Recuerdo además que la entrevista se hizo de rogar. Quisimos que viniera al estudio cuando publicó La música no se toca pero por motivos de agenda no pudo ser. Eso sí, fui a la rueda de prensa y para mi ya fue un auténtico lujo. Pasaron los meses y presentó su gira, la que le iba a llevar por todo el país durante el verano. ¡Una nueva oportunidad! Pero, de nuevo, la agenda hacía incompatibles sus horarios con los nuestros. 

Al final... ¡se hizo el milagro! La discográfica y sus representantes nos confirmaron que nos iba a recibir en el Palacio de los Deportes de Madrid, antes de su primer concierto en la capital. ¡Tendríamos a Alejandro Sanz para nosotros solitos en uno de los camerinos que nos habilitaron para poder entrevistarle! 



¡Qué momento! Qué nerviosa estaba antes de que apareciera por la puerta y cuánto me tranquilizó su sonrisa. Hay algo en su mirada que hace que el tiempo se pare. Podrías estar horas y horas hablando con él sin darte cuenta de que el reloj sigue corriendo. Fue, sin duda, una de las mejores entrevistas que hemos hecho, por lo que contaba, por la forma en la que lo hacía y por lo que significaba para mi. Había crecido, llorado y me había enamorado con sus canciones... Imaginaros cómo fue luego ver su concierto sabiendo que, horas antes, le había tenido a menos de un metro de distancia.



Y es que, cuando menos lo esperas, tus sueños se hacen realidad. Por eso, os invito a que siempre persigáis los vuestros... Ya lo decía Paulo Coelho: "es justamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace que la vida sea interesante".



Si os apetece escuchar la entrevista de la que os hablo, pinchad aquí. 

¡Buen fin de semana! Nos volvemos a leer el lunes. :-)

jueves, 16 de enero de 2014

Soplando velas. Cambiando de década

¡Qué bonito es cumplir años y cómo pesa a veces! Es verdad lo que dicen muchos, que lo bueno y lo bonito es cumplir años, que cada año que pasa no es que seas más mayor sino que eres más sabio... pero cuando ves como el número de delante en tu edad cambia, que le añades una década, como que asusta. No, no es mi cumpleaños, yo hace poco que soplé mis velas. :-) Es el de una mujer que hoy ocupa las portadas de los diarios digitales, de todas las revistas, ella: 


Kate Moss cumple este jueves 40 años y no sé si tendrá algún tipo de crisis de los 40 pero, a juzgar por las imágenes de sus últimas campañas, está estupenda. Sí, ya sé lo que estáis pensando... ¡el photoshop! Y seguramente tengáis razón. A mi nunca me ha gustado la modelo inglesa. Me explico. Es de estas modelos, digamos, atípicas. De hecho, en los 90 algunos hablaban de ella como la 'anti modelo' por tener una belleza diferente a lo común en aquellos años. Sin embargo, se pone delante de la cámara y todo cambia. Es por ello por lo que muchas firmas de moda y cosméticos pagan millonadas para que se convierta en imagen de sus productos. Factura un total de 10 millones de dólares al año según la revista Forbes. Ahí es nada. 

Moss es una mujer que después de muchos altibajos, una vida de excesos, amores y desamores ha sabido recomponerse, reinventarse y resurgir cual ave Fénix. Hoy cumple 40 años en muy buen estado de forma a juzgar por la última sesión de fotos que protagonizó para la revista Playboy.




Pero Kate Moss no es la única persona que cumple años este 16 de enero. Tampoco es la única persona que hoy inaugura década (evidentemente serán muchos los que hoy celebren su cumpleaños) Hay una personita en mi vida que hoy también va a soplar velas... ¡30 velas ya! Cuando os diga su nombre, os sonará a muchos, pero si escucháis su voz, seguro que todos sabéis de quién os hablo... ¡Julián Garvín

Para él, desde Parando el mundo... ¡MUCHAS FELICIDADES! 



¡Nos volvemos a leer mañana! Ahora, a terminar de exprimir el jueves... :-)