Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Disfrutando de la felicidad

Imagen
Dicen que está en las pequeñas cosas de la vida. Dicen también de ella que nos acompaña en nuestro día a día aunque a veces lo haga a escondidas, en silencio, sin pronunciarse. La invocamos a diario pensando que se encuentra detrás de una cifra de varios ceros en nuestra cuenta corriente sin darnos cuenta de que, tal vez, se esconda tras una mirada o junto a un momento. 
Ella está en cada amanecer junto a la persona amada. Está también en esas conversaciones hasta altas horas de la madrugada o en los primeros pasos de quien está aprendiendo lo necesario para caminar por la vida. Alguien una vez le puso el nombre de FELICIDAD sin saber quizá que esas nueve letras iban a encerrar más de lo que nadie podría abarcar. Felicidad es todo y es nada a la vez. Su ausencia nos hace desgraciados pero su presencia no nos garantiza la dicha. 

Hoy celebra su Día Mundial, una jornada para reivindicarse como un derecho fundamental de todos. Porque todos, sin excepciones, tenemos que ser felices aunque…

Mudando mis recuerdos

Imagen
Estoy de mudanza, de limpieza, de movilización. ¿Qué es una mudanza si no mover trastos de un lugar a otro y deshacerte de los que ya no te sirven? No hay mejor momento para hacer limpieza que un traslado. Yo estoy de mudanza, pero de recuerdos, de esos que pesan, que ocupan un sitio de tu mente que debería estar reservado para lo nuevo, lo que está por llegar. Estoy vaciando mi mente y compartimentando todo lo que he guardado en ella. Cuántos recuerdos. Qué de momentos vividos.
Muchos de ellos se quedan en la caja que llevaré siempre conmigo. Conversaciones, personas, instantes. Todos ellos se vienen porque cada vez que desembale esos cartones sé que me voy a encontrar con una sonrisa, una caricia en el alma y una inyección de energía. Sí, definitivamente esa caja se viene conmigo. Esa y algunas más. Al final cuesta desprenderse de las cosas porque siempre hay algo positivo en todo lo que recuerdas, en todas las experiencias de vida. 

Algunos de los recuerdos dudo si meterlos en la …

La vida se fue a negro

Imagen
Sin esperarlo y sin avisar se fue el día a negro para cientos de familias. Una rutina, coger el tren por la mañana para ir a trabajar, como tantos días, como tantos años, se convirtió en una trampa. Fue una jugarreta del destino. Ese tren y no otro llevaba marcado el final. "Si hubiera cogido el anterior, si hubiera sacado el coche a pesar del atasco..." Ya nada importaba. Era ese tren y era ese día, marcado en el calendario de todos los españoles desde hace ya once años. 
Un 11 de marzo en el que muchas vidas se fueron a negro. Se apagaron. Se fueron sin querer irse porque alguien decidió que así fuera. Se apagaron 192 corazones pero miles dejaron de latir por un momento. Para otros cientos, el latido desde entonces es más pausado. Es el latido de un corazón al que le han arrebatado la pieza que hace funcionar la maquinaria. Esa pieza que ahora es rabia por ser víctima de una injusticia, de la mayor de las injusticias. 

Mi Madrid fue testigo de la mayor barbarie que ha vivi…

Siete años de espera

Imagen
A Sergio
Fueron siete años los que te esperé. Siete años de juegos en solitario y de monopolio familiar. Te esperé sin saber que lo hacía y al saber que te esperaba jugué a imaginar cómo serías. Cuántas preguntas sin respuesta mientras te intuía crecer en esa habitación húmeda que siete años antes yo había ocupado. Poco antes de la primavera, inaugurando el mes de marzo, mis dudas se despejaron.
Te esperé siete años y finalmente llegaste para no volverte a marchar. O sí, quizá te marchaste, pero para tomar las riendas de tu vida. La nuestra ya la habíamos vivido. Tardé siete años en darme cuenta de lo imprescindible que ibas a resultar. Volví a aprender contigo la importancia de una sonrisa. Lo imprescindible del primer balbuceo y lo necesario de ese primer diente que dio paso a varias visitas de un ser de apellido Pérez, que aparecía de nuevo por las noches pero para colarse, esta vez, hasta tu almohada. 

Llegaste después de siete años para ocupar la habitación contigua y el lado de …