Veinte años de ventaja

Siéntate y lee lo que tengo que decirte. Intenta no moverte durante los diez próximos minutos, te prometo que no te entretengo más. Por favor, no interrumpas, aguanta leyendo hasta que termine porque el tiempo sólo pasa una vez y a mí me ha costado mucho decidirme a ponerme frente a ti esta tarde. Nos conocemos desde hace muchos años pero hace tanto que ya no recuerdo tu cara. Allá voy.

--- Vas a conseguir todo lo que te propongas siempre y cuando confíes y lo pelees porque no va a ser fácil, ya te lo voy adelantando. Vas a tener momentos de querer tirar la toalla, de necesitar salirte del camino y de sentarte a ver la vida pasar con la cara entre las manos. Vas a querer lamentarte, patalear, gritar, te van a parecer injustas muchas cosas de las que te pasen. Con el tiempo te darás cuenta de que no todas lo han sido y de que esas "injusticias" también te harán crecer y convertirte en la persona que serás dentro de unos años. Pase lo que pase ten claro quien eres y lo que quieres. Ah, y no tengas miedo a cambiar de parecer en los años que tienes por delante. En ningún lugar está escrito que tus decisiones de ahora tengan que ser definitivas. 


Pasarás por etapas complicadas de cambios y no siempre sabrás adaptarte a todos. Tendrás que aprender a quedarte con lo bueno y aquí también incluyo a las personas. Ahora no lo entiendes, lo sé, pero irás descubriendo que hay personas que no valen la pena y que es mejor dejar atrás. Esta es posiblemente una de las cosas que más te cueste aprender y sé que en el fondo de ti nunca llegarás a comprenderlo. Siempre creerás que estás siendo mala con la gente a la que le das la espalda. Sólo ten clara una cosa: el tiempo es tuyo y es finito, elige bien con quien lo "gastas". 

Te va a costar desprenderte de tus inseguridades y tus complejos. Terminarás por aprender a convivir con ellos. El camino será largo hasta que consigas entender que lo que a ti te acompleja es lo que te hace única y que tus inseguridades sólo están en tu cabeza y no son otra cosa que exigencias. Sí, te exiges demasiado y lo seguirás haciendo. De hecho, cuando notes que has dejado de hacerlo te vas a preocupar... el cuerpo te estará indicando la necesidad de un cambio. Si ahora quieres que todo sea perfecto y peleas por no salirte de la raya al colorear tu dibujo, en unos años pelearás porque tu vida sea una balanza perfecta, una línea horizontal sin fisuras. Dura tarea. Frustrante, en muchos casos. Terminarás por aprender que en el balanceo también está la felicidad. 


Quiérete cuando te mires al espejo. Siempre. Aunque vayas a pasar por una etapa complicada en la que ni te reconozcas. Quiérete. Eso que ves frente a ti es lo más bonito que tienes y te va a acompañar toda la vida. Trátalo bien porque estoy segura de que llegará un momento en el que te gustará... también con sus imperfecciones. Te gustará a ti y a quien te mire, ya lo verás. 

Te van a romper el corazón y no lo vas a poder evitar. Llorarás y te sentirás desgraciada. Siéntelo, vas a aprender mucho de eso, sobre todo lo que no quieres en el futuro. Romperás el corazón sin darte cuenta y probablemente nunca llegarás a saberlo. Intenta no sentirte culpable. A veces las cosas no son como uno quiere. También te vas a enamorar y cuando llegue el momento... mejor te dejo que eso lo descubras por ti misma. 


Ahora ni te lo imaginas pero vivir es toda una aventura. No lo busques, porque no encontrarás en ningún sitio a tu alrededor el libro de instrucciones. Se aprende a base de golpes, de aciertos y de errores. También se aprende escuchando y pidiendo ayuda. Pídela siempre que la necesites aunque te cueste la vida. Vas a querer y te van a querer. Disfrútalo. ---

En cuanto salgas por esa puerta sé que te vas a olvidar de todo lo que aquí te he escrito. Guárdalo, te va a hacer falta. Te lo dice tu yo con veinte años de ventaja. 


"Todos los mayores han sido primero niños pero pocos lo recuerdan"
(Antoine de Saint-Exupery) 

Comentarios

  1. Me encantan tus sabios consejos dirigidos al propio yo visto desde la perspectiva de esos 20 años, que se dicen pronto... Has hecho un perfecto resumen de lo que supone vivir y crecer. Lo que pensamos hoy, no tiene por qué ser, ni mucho menos, lo que pensemos mañana. Y nadie es esclavo de sus palabras ni de sus pensamientos. Bravo, Marta, por esta nueva lección de vida. Me chifla!

    P.D. Tus fotos son todo ternura.. :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Eres especial

Buscando tu mirada

Tengo ganas de verte