Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Sin miedo a sentir

Imagen
Sentir. Sentir tristeza, alegría, pena, felicidad. Sentir miedo, pasión, euforia. Sentir frío, sentir el calor sofocante de un día de verano y sentir vacío cuando nos despedimos de algo que amamos. Sentir la energía de un abrazo, sentir que te envuelve una canción o que pierdes la noción del tiempo entre las páginas de una buena historia. Sentir que te palpita el corazón cuando escuchas su voz o sentirte a morir con su desprecio. Sentir.
Qué sentido tiene la vida si no es sentir todo lo que te proporciona, sin miedo, o sintiendo miedo pero sintiendo en definitiva. Porque sentir es vivir y vivir es sentir nuestro cuerpo y todas las señales que nos envíaconstantemente, aunque no nos demos cuenta. El cuerpo es una esponja en constante contacto con el entorno y éste, todo un catálogo de estímulos que se expanden en décimas de segundo. Si nos enamoramos es porque sentimos y sentimos y por eso a veces sufrimos pero qué hay de malo si todo eso nos hace sentirnos vivos. 

Y es que no es lo mi…

Tengo ganas de verte

Imagen
Hoy tengo ganas de verte, de que pasemos una de nuestras noches de conversaciones atropelladas y risas sinceras. De miradas que hablan y de silencios que lo dicen todo. Porque, no me negarás, que si hay algo que tú y yo hemos conseguido es que nuestros ojos expresen lo que no se atreven a hacer las palabras. No sé si algún día nuestras miradas llegaron a entenderse, pero a mí me valió lo que me dijeron. Para que luego digan que "ojos que no ven, corazón que no siente". El nuestro sintió viendo y mirando sin pudor, sin prisa, sin reparos, entreteniéndose en ese pequeño gesto, en la tímida caricia y en esa palabra que se detiene antes de ser pronunciada pero que se intuye tras la lengua reprimida. 
Hoy tengo ganas de estar contigo, de resumirte todo lo bueno que me ha pasado en los muchos meses que llevamos sin vernos y de pasar por alto lo malo, que también lo ha habido. Quiero volver a hacerte cómplice de mis pasos, pedir tu consejo, buscar tu consuelo y sacarte una de esas…

Buscando tu mirada

Imagen
Los pantalones que esta mañana me costó abrochar ahora me han quedado grandes y me pierdo en la blusa de gasa que elegí antes de salir de casa. El sillón que hasta hace unos minutos me abrazaba ahora me parece un gran océano en el que no veo el horizonte. Sí, no alcanzo el suelo o quizá soy tan microscópica que el suelo se me antoja eterno, inabarcable. Me hago pequeña y nadie se asombra, nadie se extraña. Desaparezco entre mis zapatos y el mundo sigue girando, sigo oyendo las mismas voces, las mismas risas a lo lejos, las mismas luces iluminando la estancia. Todo sigue igual menos yo que me difumino y me diluyo, que desaparezco, que dejo de existir aunque siga respirando aquí, en el mismo sitio, sin moverme. 
Me hago pequeña bajo sus ojos, minúscula aunque nadie lo sepa, tras sus palabras. Me crezco y me desinflo y nadie parece verlo. Pero aquí estoy y en este momento la hormiga más pequeña me parece un gigante fuerte, poderoso, capaz de todo, sin miedo a una pisada letal. La envidi…