Cómo hemos cambiado

Han pasado tres años desde la última publicación y, aunque parece una eternidad, el tiempo ha volado y, sobre todo, ha cundido (que es lo importante, dicen).

En tres años puede no pasar nada o pasarte tantas cosas que al echar la vista atrás dé hasta vértigo. Y este último punto es mi caso. Desde mi última publicación ha cambiado mi estado civil y mi vida entera. Mi orden de prioridades se ha reprogramado. He experimentado lo que es el miedo más absoluto y el amor incondicional. Sí, ese del que tanto había oído hablar, de un amor puro que puede con todo... puede hasta con la pena de haber perdido a una de las personas más importantes de mi vida, a mi guía, mi faro.


Desde la última vez que pasé por aquí en casa hemos dejado de ser dos para dar la bienvenida a quien ahora hace girar nuestro mundo: Alejandro. Verle crecer, sonreír, dar sus primeros pasos, escuchar su voz por primera vez... ahora lo llena todo. Llena hasta mi agenda, adueñándose por completo de mi tiempo.

Pero en estos tres años he vuelto a tener ganas de parar el mundo en demasiadas ocasiones. He necesitado mi hueco para respirar, para reordenar ideas, para saborear emociones y gestionar sensaciones. He necesitado digerir que me había convertido en madre y que era más difícil (mucho más) de lo que en su momento pude imaginar. He necesitado comprender que hay veces que llega la hora de las despedidas y que el tiempo termina por mucho que cerremos los ojos fuerte y pidamos por que se detenga, que nos permita volver a vivir un momento o sentir de nuevo una caricia.


Hay cosas que nunca más volverán a repetirse pero cada día nos pone por delante una nueva página en blanco en la que escribir nuestra historia. Y eso precisamente es lo que vuelve a ser este blog. 

No sé en qué va a convertirse. El tiempo lo dirá. Un día puede que necesite "parar el mundo" para hablar de maternidad, otro puede ser que hable de miedos, de alegrías, de sueños... quién sabe. Aquí retomo mi rincón bonito en el que compartir y ¿por qué no? también sanar. 

Bienvenidos de nuevo a tod@s. Gracias por estar. Seguimos escribiendo juntos este camino. 


"Eres tierra de otro mundo, de corazones puros, de fuego son tus alas, yo siempre quiero volver. Qué bello es el camino a casa, siempre quiero volver, volver, volver..."
(Alejandro Sanz) 

Comentarios

  1. Eres de verdad, mágica!!. Como me encanta todo lo que escribes y sobre todo, saber que lo haces desde el corazón. Que orgullo tenerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssssss muchas gracias. Me has sacado los colores, eh? Un besazo enorme.

      Eliminar
  2. En estos tres años, además, te has ganado al pequeño gran grupo de personas que formamos la AMEB. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, nada de lo que vivimos vuelve a repertirse, para bien o para mal, así que disfrutemos de lo que la vida nos da. Bienvenida de nuevo, Marta! Han pasado tres años pero tu sensibilidad a la hora de expresarte no ha cambiado. Enhorabuena por tu post y por tu regreso! Besos!

    ResponderEliminar
  4. Que palabras mas bonitas y como comparto cada una de esas sensaciones, disfruta mucho de ellas Besos

    ResponderEliminar
  5. Que bonito es leerte siempre Marta. Sé que no hablamos mucho, y que la distancia tampoco ayuda pero siempre te tengo en un lugar especial de mi corazon, a ti, a Julian, Alejando y Kira :) Seguiré este relanzamiento sin duda alguna. Besote fuerte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario